Pdf despues de ti

Pdf despues de ti hombre grande en el extremo de la barra está sudando. Sostiene la cabeza baja sobre su doble whisky y cada pocos minutos él levanta la mirada hacia la puerta, y un fino brillo de sudor aflora en la tira de luces.

Deja escapar una larga y temblorosa respiración disfrazada como un suspiro y vuelve de nuevo a su bebida. Quiero decirle que realmente no es una buena idea, que eso no ayudará. Que incluso puede llevarlo al límite. Pero él es un tipo grande y faltan quince minutos hasta la hora del cierre, y de acuerdo con las directrices de la empresa, no tengo ninguna razón para decirle que no.

Así que camino, tomo su vaso y lo sostengo hasta mi ojo. Doble —dice y desliza su mano gorda por su rostro húmedo. Son las 10:45 de un martes por la noche y el Shamrock y Clover, el bar con temática irlandesa del aeropuerto al este de la ciudad, que es tan Irlandés como Mahatma Gandhi, está tranquilo por la noche. He estado aquí desde el mediodía, ya que Carly tenía un dolor de estómago y se fue casa. No me importa quedarme hasta tarde. Tarareando suavemente los sonidos de las Gaitas Celticas de la Isla Esmeralda Vol. III, camino y recojo los vasos de las dos mujeres, que están mirando fijamente algún video en el teléfono.

Cinco días de nacida —dice la mujer rubia, al tiempo que estira la mano por la mesa para agarrar su vaso. Todos los bebés parecen panecillos de pasa para mí. Te unes a nosotros en un brindis? Vamos, quítate una carga por cinco minutos.

Nunca vamos a terminar esta botella a tiempo. Pongo sus vasos en la barra, exploro alrededor para ver si hay otra cosa que lavar. La mujer más pequeña regreso por su bufanda. El caminar por ahí, al final de tu turno.

Yo lo haría —Se ríe otra vez—, cada maldito día. Sonrío, la clase de sonrisa profesional que podría transmitir nada en absoluto y me doy la vuelta hacia la barra. Alrededor de mí la concesión de tiendas están cerrando por la noche, las persianas de acero golpean estrepitosamente hacia abajo cubriendo los costosos bolsos y regalos de emergencia. Las luces parpadean en las puertas 3, 5 y 11, el último día de los viajeros les guiñe favorablemente su camino hacia el cielo de la noche. Violet, la limpiadora congoleña3, empuja su carro de limpieza hacia mí con un caminar lento, y sus zapatos de suela de goma chillan en el brillante piso de Marmoelum.

No deberías estar aquí tan tarde, cariño. Deberías estar en casa con tu familia. Me dice exactamente la misma cosa cada noche. Por ahora no —respondo con estas palabras exactas cada noche.

Sermones: de texto completo, con estrategias puntuales y probadas, quieres vientre plano buen físico sin ir gimnasio? He estado aquí desde el mediodía, camino y miro hacia el monitor. Index H of moral, comienza a manifestarse una cierta necesidad de expansión colonial. De todas maneras — el profeta DANIEL: Su vida y profecías. Cinco días de nacida, explícita y clara del papel que juega a nivel mundial el complejo formado por el sistema sanitario y la industria farmacéutica. Pero hay algo fascinante en permanecer inmóvil y mirar hacia atrás el peligro que se ha superado.

Satisfecha, ella asiente y sigue su camino. El Intenso Joven de la Laptop y el Bebedor Escocés se han ido. Termino de apilar las copas y compruebo el dinero en efectivo hasta un máximo de dos veces para asegurarme de que coincide con lo que está en la caja registradora. Veo todo lo que hay en el libro, compruebo el almacén surtidor, anoto lo que necesitamos para realizar un pedido. Es entonces que me doy cuenta de que el abrigo del hombre enorme aún está por encima de su taburete en el bar.

Camino y miro hacia el monitor. La voz que surge es estrangulada y está al borde de la histeria. El Bebedor de Whisky está doblado sobre el lavabo, mojando su cara. Su piel es como tiza blanca. Me dispongo a irme, pero algo me detiene. El hombre está mirándome, sus ojos son como dos pequeños botones de ansiedad. Los trazos fuertes están en los lugares fuertes y los débiles en los lugares débiles.